Páginas vistas en total

viernes, 15 de abril de 2016

Fortín de los Americanos

Fortín de los Americanos
A principios de febrero de 1847, la inminente llegada el Presidente Antonio López de Santa Anna, quien comandaba las tropas del Ejército Mexicano, arribaría a las inmediaciones de Saltillo con miles de efectivos para lucha entre los ejércitos de México y Estados Unidos.
Esta situación obligó a los americanos a construir un fuerte al sur de la ciudad desde un punto alto, el cual serviría como puesto de vigilancia, defensa y almacén de municiones para los americanos.
El fuerte conocido como Fortín de los Americanos o de Taylor, fue construido por Issac Bowen, primer teniente de la Batería Webster del ejército norteamericano durante la guerra entre los dos países.
Bowen no estuvo presente en la batalla de la Angostura, porque en esos días precisamente se encargaba de edificar el fuerte, el oficial estadounidense escribiría una carta a su esposa Kate en Houlton, Maine, que los días durante el levantamiento del fuerte habían sido durísimos, febrero de 1847, lluvias y fuerte vientos, Bowen quien vivió en un campamento mientras se erguía el fuerte, una mañana al despertar miró la ciudad y sus alrededores cubiertos de una gruesa capa de nieve.
Desde que los americanos lo abandonaron en 1848, el lugar fue utilizado de nueva cuenta por los franceses y en tiempos de la Revolución Mexicana con los mismos propósitos militares.
Por años permaneció muy cerca del fortín un cañón que inutilizaron los oficiales del ejército invasor, después se colocaría junto a la estatua de Ignacio Zaragoza en la Alameda.
El lugar estuvo abandonado y su deterioro fue gradual hasta desparecer por completo, después de 130 años este histórico lugar fue rescatado por el gobernador Oscar Flores Tapia, donde construyó un mirador y una plaza pública llamada México.
Bibliografía
Los Ojos Ajenos (1603-1910)
Javier Villarreal Lozano
Ayuntamiento de Saltillo, 2002

No hay comentarios:

Publicar un comentario