Páginas vistas en total

miércoles, 6 de enero de 2016

Toros: ¿Preservar la tradición o respetar la vida?


Saltillo, Coah.-
 Por la polémica surgida en torno de la reforma de ley para prohibir las corridas de toros en Coahuila, Zócalo Saltillo brindó su plataforma de discusión para poner a debate en Mesa Central el conflicto entre ambas partes con la intervención de un nutrido grupo de involucrados a favor y contra la fiesta brava.

El día 23 de noviembre de 2010 el diputado Manuel Villegas propuso modificar el artículo de la Ley de Protección de Animales en el Estado de Coahuila bajo una exposición de motivos amplia, que la misma Unesco y ONU proclamaron. Sin embargo, en agosto pasado la diputada Cecilia Babún retomó la iniciativa para continuar con el trámite legislativo en compañía del diputado Francisco Tobías.

 Cuando la propuesta está en proceso de llegar a su segunda lectura en el Pleno del Congreso del Estado, se reunieron para discutir sus diferentes puntos de vista en las oficinas de este rotativo Ariel Gutiérrez Cabello, director del Museo de la Cultura Taurina; Miriam Solano y Perla Aguirre, activistas de la asociación civil Revolución Antitaurina; Rafael Cortés Montalvo, director de la Academia Taurina del Coliseo Centenario; Francisco Tobías, diputado del Congreso del Estado; Rafael Humberto Cárdenas Olivier, jefe de Guardaparques e integrante de Profauna; así como Valente Arellano y Alberto Estrada, aficionados taurinos.

¿De qué trata la iniciativa, bajo qué contexto se propuso y en qué proceso va?

Francisco Tobías: “Es una modificación al Artículo 10 de esta ley donde se incluye una oración que es la que nos está convocando y levantando mucha polémica, que es la prohibición de las corridas de toros en el estado de Coahuila.

“El proceso legislativo, a grandes rasgos, es que se presenta, se da una primera lectura. Dependiendo si es una modificación a ley secundaria en la Constitución, se da la segunda lectura. Se envía a la Comisión de Gobernación y Puntos Constitucionales. Ese dictamen en caso de ser favorable se reenvía al Pleno del Congreso y en el Congreso se vuelve a votar, se envía para su publicación y al siguiente día surte efecto esta nueva ley en cualquier caso. Hay que esperarnos para dar la segunda lectura de información y estamos en ese proceso. A grandes rasgos, el decreto es la modificación del segundo párrafo del Artículo 10 de la Ley de Protección de Animales en su capítulo segundo para quedar como sigue: ‘Queda prohibido azuzar animales o provocar que se acometan entre ellos o hacer de las peleas así provocadas un espectáculo público o privado. Lo que se incluye es que se prohiben también las corridas de toros, novillos o becerros.

“Las charreadas y rodeos, así como las peleas de gallos, carreras de caballos y perros, habrán de sujetarse a los reglamentos y disposiciones establecidas en la legislación federal. Ésta es la reforma del compañero José Manuel Villegas”.

Es una reforma que se está planteando, que el Congreso está discutiendo, pero no es algo que ya se haya dado... ¿refleja un sentir social o el interés de una minoría?

Miriam Solano: “Sí es una mayoría y es algo que obedece a la voluntad ciudadana. La sociedad considera las corridas de toros un espectáculo muy cruel, en el que se tortura y asesina un animal solamente por diversión. Un animal que es como nosotros con sistema nervioso central, sufre y también siente placer”.

¿Hay un grupo de personas inconforme?

Francisco Tobías:
 “Lo que sí puedo afirmar es que hay una buena cantidad de hombres y mujeres, jóvenes, involucrados en esta situación que cuando te pones a platicar con ellos te das cuenta que es una lucha que llevan más de 15 años tratando de prohibir este tipo de espectáculo”.

Valente Arellano:
 “Los que estamos a favor de la fiesta pedimos participar en ese estudio y análisis para que ustedes tengan los argumentos suficientes expuestos por nosotros. Respetamos cualquier posición, así como exigimos que respeten nuestro punto de vista”.

Francisco Tobías: “Con mucha seguridad puedo afirmar que al momento que se dé la discusión para el dictamen definitivo de esta reforma, se van a considerar todas las opiniones. Los diputados, al reunirse en el Pleno, jurídicamente, no tienen por qué consultar. Pero cuando se vaya a dictaminar como se ha hecho en la mayoría de los procesos legislativos, se consulta a especialistas”.

Ariel Gutiérrez: “Por una posible o supuesta prohibición perderíamos varias cosas, aspectos históricos y ecológicos. Antes de pensar en deconstruir una tradición que tiene 485 años en nuestro país, a lo mejor el momento llegó a la fiesta para que cambie. A lo mejor ya no cabe en el México moderno. Es una tradición que heredamos de los españoles, con el idioma, la religión católica, con la Virgen de Guadalupe. Si bien los heredamos, son nuestros, tenemos nuestra propia versión. La fiesta de los toros tiene rasgos de mexicanidad muy fuertes que, si se nos quitase, perderíamos parte de lo que somos. Estamos en el siglo 21 y en todos lados se dice que es el siglo de la tolerancia y el respeto”.

¿Qué dicen las personas a favor de la fiesta brava?

Ariel Gutiérrez: “Hay un gran porcentaje de la gente que me dice: ‘Me gusta mucho la fiesta de los toros porque tienen elementos artísticos muy bellos, pero no me gusta que maten al toro. Eso capto en el museo.

“Los museos taurinos son lugares muy especializados. Este museo, cuando se concibió, se pensó en que fuera incluyente, se entendiera la fiesta de los toros. Fuimos muy cuidadosos en no herir a la gente que no le gusta. Es el único museo del mundo que tiene las dos versiones. El museo no está a favor ni en contra. Un museo es el testigo de la memoria e historia de las tradiciones”.

Perla Aguirre: “Nosotros, como antitaurinos, estamos en contra del maltrato y crueldad de un ser viviente en un lugar donde hay más de 2 o mil personas disfrutando que haya sangre”.

¿Cuántas personas son las que conforman esa red de asociaciones?

Perla Aguirre:
 “Somos arriba de 80 o 100 personas activas que están con nosotros. Tanto unos como otros tenemos el derecho de manifestarnos en el Congreso del Estado. El día que demuestren que el animal no sufre, ese día no te digo nada”.

¿Los toros sufren? ¿Tienen conciencia del sufrimiento?

Rafael Cortés:
 “No sufren. Tengo aquí un artículo del doctor Juan José Higueras, médico veterinario de la Universidad Complutense de Madrid. Es un estudio muy interesante que se hizo en 150 toros de lidia, novillos y toros para recortes.

“Nos comenta que el toro sufre mayor estrés en el viaje de la ganadería a la plaza y en la plaza su momento de mayor estrés es cuando sale. Cuando se le ponen las banderillas, el toro genera endorfinas. Eso sube el umbral del dolor del toro, lo focaliza y hace que el toro no sienta dolor.

“A partir de que sangra pierde el estrés y no siente el dolor porque libera esa sustancia que nos pasa mucho cuando nos pasa al tener un accidente de tránsito y al otro día tenemos un moretón cuando no me acuerdo si me pegué. La sangre que pierde el toro durante la lidia, su porcentaje es lo que a nosotros nos sacan en unos análisis.

“El ser cruel o gozar con el sufrimiento del toro no es el objetivo. Aquel que quiera ver objetivamente los hechos en la plaza, verá que el sufrimiento no es lo que atrae ni entusiasma al aficionado. Si observa con atención, verá que el sufrimiento del astado molesta al público conocedor. Y para su comprensión necesita una alta dosis de sensibilidad. Estas características son opuestas a la definición de barbarie y afines a la definición de cultura”.

¿Los diputados van a fondo para analizar todos los argumentos? 

Francisco Tobías:
 “Se analizan y también los comentarios de la otra parte. Hay otros estudios soportados por veterinarios también que expresan el dolor del toro. No es por menospreciar y no porque no esté a favor de la fiesta brava, pero es que simplemente no es un arte. Las artes son seis. El cine no cuenta.

¿Cuál es su argumento de sufrimiento?

Miriam Solano: “Sobre el estudio que dicen del médico veterinario que surgió algún tiempo, muchos taurinos se agarraron para decir que el toro no sufre. También existe un estudio de la Sociedad de Estudios Veterinarios, del más alto prestigio, y declara que el toro en efecto sufre por lo mismo del sistema nervioso. El sistema nervioso causa dolor en el animal para huir de la muerte”.

Alberto Estrada: “Lo que es muy importante es que ustedes vean lo que el aficionado de los toros ve en la fiesta y se den cuenta que nosotros no buscamos el sufrimiento del toro. Creemos y estamos convencidos de que el toro no sufre. El objetivo del toro desde que nace es el mismo que el de la res que se cría en una ganadería de engorda. El objetivo es acabar en la tabla del carnicero.

“Matar un toro era un reto, pero se necesitaba para alimentarse y lo mataba el más valiente. La gente lo hacía correr alrededor para ver aquella forma y ver cómo mataba al toro”.

Francisco Tobías: “Comer es una utilización secundaria, no la final ni principal. Cuando cazábamos lo hacíamos para sobrevivir, no por distracción ni entretenimiento.

“Vuelvo a un tema más importante, el de la violencia. En la calle ya hay mucha violencia como para ir a entretenernos con otro tipo de violencia”.

Valente Arellano: “Perdóneme, diputado, pero si fuera así tendríamos que prohibir la lucha libre y el boxeo. Me va a decir que es entre seres humanos, pero es más violento. Aquí es uno que pesa 40 kilos contra otro de 500 kilos. La desventaja es que es la inteligencia contra la fuerza bruta”.

Francisco Tobías: “Pero el fin (del boxeo) no es la muerte, sino por accidentes”.

Valente Arellano: “Si no existiera la muerte de los toros, no tendría razón de ser la fiesta de los toros. Es una condición. Si el toro no se mata, no hay corrida de toros. Eso es definitivo y no lo negamos.

Francisco Tobías: “Gandhi dice que el progreso de una sociedad se refleja en la manera como trata a los animales. Estamos hablando de otro tipo de personalidad”.

Valente Arellano:
” Y llegamos al extremo del julianismo, que hay que caminar viendo para abajo para no pisar una hormiga y caminar con un tapa bocas para no comerse un insecto. De todo hay”.

¿Cuál es la visión para tener en general al trato de los animales?

Rafael Cárdenas: “El trato a los animales debe ser igual que si fuéramos humanos. Debe haber un respeto a cualquier especie. Nosotros trabajamos con fauna silvestre y hay leyes que rigen y sustentabilidad para aprovechar la fauna silvestre. Siento que los animales sienten al igual que los humanos. Tienen nervios y dolor. Tienen capacidad de reconocer a las personas. Los rancheros en los ejidos van con su vaca e igual lo conocen que le van a echar su manojo y se van contigo. Igual para el terror o la crueldad, fuera de los análisis científicos cualquier animal lo siente”.

Perla Aguirre: “(El toro) siempre tiene derecho a una muerte digna. En este caso, como culmina la fiesta brava hoy no se nos hace algo digno”.

Alberto Estrada: “Es un ser viviente que sí siente. Sabemos que es muy sensible, sabemos que es un toro de lidia y creemos que la única muerte digna para este tipo es morir luchando. Sería muy triste para un toro de lidia morir en el matadero porque al fin va a morir, es una res”.

Ariel Gutiérrez: “La gente de los toros no va a divertirse, se va a emocionar. Son términos parecidos, pero totalmente distintos. Es una fiesta que nace alrededor de esa figura, pero no va la gente a gozar, a disfrutar la muerte y el sufrimiento. Es muy difícil explicarlo porque es irracional. ¿Cómo es posible que un hombre se ponga frente a un toro que lo puede matar? Desde ahí es muy complejo”.

En el hipotético caso de que esta propuesta prosperara y se prohibieran las corridas de toros, ¿perderíamos identidad o no?

Ariel Gutiérrez: “Mucho, mucho. El planteamiento es defenderla como un bien cultural, inmaterial, porque está ahí, existe, porque tiene elementos artísticos, porque hay gente que se pronuncia, pero creo que es tiempo de que haya un par de cambios”.

Valente Arellano: “Debo comunicarte que la Confederación Nacional de Peñas Taurinas, ya elevó ante el Instituto Nacional de Antropología e Historia la petición para que la corrida de toros sea elevada como patrimonio intangible de la cultura mexicana”.

Francisco Tobías: “Yo creo que hay cuestiones de mayor identidad. Simplemente el sombrero de charro nos da mayor identidad que todas las fiestas bravas que se puedan presentar en todo el país. 

“Unas espuelas, Pedro Infante, ‘Cantinflas’, representa más identidad. Podemos hacer una encuesta y la inmensa mayoría de los mexicanos vemos la tauromaquia como una cuestión más española que de nosotros”.

Alberto Estrada:
 “Si perdemos la tauromaquia no vamos a dejar de ser mexicanos. Pero tendríamos una merma en nuestras tradiciones y cultura. El tamaño de la merma es discutible, pero la habrá. Es parte de la mexicanidad desde que México es México. En las ciudades hay plazas de toros”.

Miriam Solano: “Perderíamos eso, pero ganaríamos un progreso moral, que para empezar ya está en la mayor parte de la moral desde que rechazan la tauromaquia. Habría una disminución de la violencia porque está comprobado que el maltrato animal tiene una relación directa en la violencia entre los seres humanos.

Rafael Cortés: “Desde niño toreé en festivales y maté a muchos novillos, pero eso no me convierte en un asesino ni nadie en un hombre perseguido por la ley. Tengo una familia, tres hijas profesionistas y creo que soy una persona de éxito”.

Francisco Tobías: “Nadie ha dicho que una persona que participe en la fiesta de los toros o le guste es un asesino, que es un matón o no puede tener familia porque está loco”.

Alberto Estrada: “Vamos a llamarle como lo que es, un espectáculo. Un espectáculo no pretende moralizar. El toro no pretende moralizar ni hacer mejor al pueblo. Es como el futbol como el cine. Los espectáculos, desde el punto de vista de la ética, no son morales ni inmorales en su esencia. El que no va a la plaza no se daña con ese espectáculo en el caso de que le impresione”.

¿Habría repercusiones sociales o económicas?

Rafael Cortés: “Por corrida de toros debe haber 150 empleos directos en promedio. Indirectos hay muchos que se benefician como la hotelería y el turismo. Pero a mí me gustaría pensar en las ganaderías y caporales. Al condenar la fiesta de los toros, están condenando la especie del toro bravo a la extinción porque no es rentable y las ganaderías terminarían por no criarlo. Hay muchísima gente que percibe un salario alrededor del toro bravo”.

Francisco Tobías: “¿Cuántas corridas de toros hay al año aquí? Ocho al año. Según el INEGI, cuando una persona tiene un empleo 16 días al año, esa persona es técnicamente desempleada. Tendremos que analizar otras cuestiones de fondo. Realmente no están empleados, ¿quién vive con un empleo de 8 ó 16 días al año? Con el tema de los empleos, muy sencillo, se sigue produciendo no toro de lidia, pero sí un tipo de res que se pueda comerciar. Los ganaderos van a buscar la solución para producir o comercializar otro tipo de producto. Tampoco podemos decir que porque se prohíbe en Coahuila se va a extinguir la raza o el toro de lidia. Hay especies endémicas en Cuatro Ciénegas que si se extinguen ahí, se extinguen en todo el mundo”. 

¿Cuáles serían los argumentos finales para convencer a un indeciso?

Alberto Estrada: “El hecho de que sean mayoría los que están en contra de la fiesta de los toros es un hecho real. Pero ser una mayoría no es razón para eliminar una actividad humana, hay que tener mucho cuidado. El hecho que seamos minoría y que la mayoría no quiera la fiesta de los toros no puede ni debe ser un argumento legislativo”.

Miriam Solano: “En este caso, la mayoría vamos por la moral y la minoría por el gusto que no quiere dejarlo aunque esto signifique un progreso moral”.

Perla Aguirre: “Me estoy rigiendo por lo que dice la ley, también en Coahuila tenemos una ley, que fue por lo que inició este movimiento porque voy a seguir a pro de los animales y en este caso de los toros porque no me gustan las corridas de toros”.

Ariel Gutiérrez: “Prohibición no, cambio sí. Puede haber afectaciones, culturalmente podríamos perder y nos veríamos mal los coahuilenses en perder algo que nos pertenece, que es tan mexicano como la Virgen de Guadalupe, el nopal y el primer torero, Ponciano Díaz, un charro completo tan mexicano como la tortilla. Prohibir suena arbitrario, a aplastar una minoría”.

Rafael Cortés:
 “El que no quiera a los toros que no vaya. No sé si en Coahuila hemos tenido el mejor gobernador o mejor diputado del mundo, pero sí sé que hemos tenido en Saltillo al mejor torero del mundo, Fermín Espinosa ‘Armillita’, que ha puesto en alto el nombre de Saltillo y de Coahuila”.

Rafael Cárdenas: “Es una cultura que viene de años atrás; sin embargo, tienen que haber algunas modificaciones en algunas actitudes de la fiesta tratando de salvaguardar la tradición, el medio económico y el gusto de las personas, pero con cambios”.

Francisco Tobías: “Somos una sociedad y en ella hay mucha violencia en las calles. Para ir a entretenernos, divertirnos o emocionarnos con tortura visual o muerte, creo que ya es mucha violencia. Hoy no es la misma situación de hace 10 o 20 años, no son las mismas circunstancias. A lo mejor habrá otras circunstancias más adelante cuando tengamos una tranquilidad y vivamos otra vez en un país pacífico”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario