Páginas vistas en total

miércoles, 6 de enero de 2016

En museo, vestigio de la importancia que la tauromaquia tuvo en Coahuila


Saltillo, Coah.- 
Con la prohibición por ley de las corridas de toros en el estado de Coahuila, el único vestigio que quedará de la tauromaquia en la entidad será el Museo de la Cultura Taurina, que exalta este llamado arte en la historia de un estado que vio nacer a uno de los máximos exponentes de esta actividad, Fermín Espinosa Armillita.

Inaugurado el 25 de julio del 2009, este museo posee siete áreas interactivas, pantallas de video, música ambiental, galerías y sala para exposiciones temporales.

“El museo se quedará como un testimonio, cobrará más importancia”, consideró Ariel Gutiérrez Cabello, principal impulsor de la instalación de este recinto, “la cultura está ahí, es del pueblo y es una cultura viva que tiene mucha tradición en este estado desde las ferias del siglo 18, 19, una de las más importantes que se da en México”.

Son 600 metros cuadrados que sirven de sede a este recinto cultural que ha impresionado a varios, no sólo de Saltillo, sino a turistas de otras partes de la república porque no se trata del típico museo de toros y cabezas expuestas en las paredes.

En este lugar se encuentra el sustento didáctico, intelectual y cultural de la fiesta de los toros.

El recinto da cuenta de la importancia que tuvo para Saltillo la tauromaquia, ciudad sede de una feria que duraba casi un mes realizando el espectáculo taurino a diario.

Sin embargo, la fiesta brava ahora, junto con el estado entero, se vio en la necesidad de ser convertida en presa de la evolución que en muchos sentidos se plantea como humana.

“El hecho de que una actividad tenga rasgos culturales no puede justificar que continúe desarrollándose, ya que la cultura progresa y la sociedad reflexiona sobre aspectos de los que antes no se ocupaba, como el sufrimiento de los animales”, indicó.

Argumento que planteado en la tribuna del Congreso del Estado el 21 de agosto pasado, marcó el final de una de las actividades señaladas como más sangrientas en función del placer de cada vez menos aficionados. 

Ya los propios empresarios taurinos lo venían señalando al reportar que en la última década, el número de corridas taurinas disminuyó 50 por ciento y la cantidad de toros lidiados bajó de 9 mil a poco más de 4 mil.

Además, los grupos protectores de animales han logrado que Coahuila se sume como tercer estado del país en prohibir la fiesta brava. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario